Cuauhtémoc 757 Sur. Col. Centro, Mty. N.L.
(81) 8625 - 9100

Abrir los establecimientos el fin de semana es vital para la economía del Estado

Los organismos empresariales y civiles del Estado de Nuevo León hacemos un frente común para exhortar al gobierno estatal a dar marcha atrás a la medida de cerrar establecimientos comerciales y de servicios el fin de semana, y sustituir esta acción con otras estrategias que ayuden a cuidar la salud de la población, afectando lo menos posible la economía de las empresas, los trabajadores y sus familias.

Este frente común, en el que participamos representantes de Caintra, Canaco, Coparmex, Index Nuevo León y Canirac, pretende contribuir con propuestas para consensuar con el gobierno estatal una solución a la problemática que se viene presentando desde la semana anterior con el cierre de establecimientos durante el pasado fin de semana.

Estamos conscientes que lo más importante es la salud de todos los nuevoleoneses y refrendamos nuestro compromiso para coadyuvar en todo lo posible para difundir y promover las medidas que han demostrado ser efectivas para disminuir los contagios, como lo hemos venido haciendo desde que inició esta crisis.

Un indicador sobre la pandemia que se reporta diariamente en las conferencias de prensa de las 3 de la tarde por el Gobierno del Estado y al que no se le da gran relevancia, es el de los casos activos de coronavirus en Nuevo León. Este indicador muestra la cantidad de personas que al día están contagiadas y pueden propagar el virus.

El indicador de casos activos refleja el comportamiento de los contagios detectados, no solo acumulando la incidencia diaria de positivos, sino que considera los recuperados y las defunciones.

Por ello, voltear a ver la estadística de esta manera ayuda a tener otra perspectiva de la situación de la pandemia. La cifra más alta observada de casos activos fue el 28 de julio de 2020 con 9,541 casos, es importante recordar que el mes de julio ha sido uno de los más críticos en los nueve meses que ha estado presente la pandemia.

En cambio, si observamos los casos activos al 8 de diciembre, son 6,218, lo cual es una cifra considerablemente más baja. Tomando en cuenta que, desde julio, el mes que ha promediado el nivel más bajo de este indicador es octubre con 5,607.

En una de las ruedas de prensa de las 3 de la tarde, se mencionó que si esta proporción de casos activos que aparece en la gráfica respetara la medida de confinarse al menos los 14 días que indican los especialistas, se reducirían significativamente los medios de contagio para el resto de la población, asumiendo que las autoridades tienen identificadas a todas las personas contagiadas.

Otro punto importante a destacar es que el número de pruebas que se han realizado en el mes de diciembre es significativamente mayor que en los meses previos, promediando 2,753 en siete días, cuando el promedio en noviembre, por ejemplo, fue de 1,592. Es probable que la entrada de las pruebas PCR de antígenos y que muestra el resultado en minutos, represente el incremento de pruebas en este mes, recientemente se declaró que el estado ha realizado 3,143 de estas pruebas y sólo el pasado domingo 6 de diciembre según datos de la Secretaría de Salud se realizaron en total 6,553 pruebas.

De acuerdo al Secretario de Salud, entre más pruebas se realicen más casos se van a detectar, lo que es un punto positivo para Nuevo León y es una posible causa de que la incidencia diaria esté aumentando en el presente mes y no se puede atribuir objetivamente a las actividades productivas.

Las razones de que los casos diarios estén aumentando y los casos activos no, es que, el sector salud además de haber desarrollado una gran labor, ha logrado en estos nueve meses un aprendizaje de cómo tratar esta enfermedad con resultados por demás positivos para la población. Además, las campañas del gobierno del estado han incidido para que las personas acudan con mayor oportunidad a recibir atención médica, lo que aumenta considerablemente la manera en que los pacientes se recuperen de manera más efectiva y en menor tiempo.

No es la primera vez que la autoridad decreta el cierre de establecimientos comerciales y de servicios los fines de semana, esto ya sucedió del 3 de julio al 13 de agosto del 2020. Si observamos los indicadores alrededor de estas fechas, no hay un cambio considerable tras esta medida, al observar las personas hospitalizadas y los casos activos de dichos periodos, sino que, la estabilización de estos indicadores se dio en los meses de septiembre y octubre, que no hubo restricciones a los sectores productivos.

Conforme a lo anterior, si las autoridades tienen identificadas a las personas que pueden trasmitir el virus, deben buscar estrategias paraevitar que estas pongan en riesgo al resto de la población.

El cierre a ciertos sectores de la economía no ha reflejado en los indicadores ser una medida efectiva para disminuir los contagios, por ello proponemos que el estado busque medidas diferentes que beneficien la salud sin detener la economía, como se ha estado haciendo con éxito en otros países, principalmente asiáticos.

De hecho, recientemente la OMS destacó que los científicos y los organismos internacionales de salud coinciden en que el control de la pandemia solo podrá ser posible una vez que se cuente con una vacuna o se encuentre un tratamiento: mientras eso no suceda, la opción más viable y sensata es continuar con la reapertura sin descuidar los cuidados sanitarios que ya se ha visto que funcionan, como distanciamiento social, lavado de manos frecuentes, uso de desinfectantes y protección con mascarillas.

Los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud se manifiestan ahora contra nuevos cierres masivos de ciudades o de un país entero, porque está en juego una estela de mayor pobreza y la inminente quiebra de múltiples negocios y empresas.

Además, la OMS advierte que no se debe olvidar “que los bloqueos solo están haciendo que la gente pobre sea mucho más pobre. Las consecuencias de las restricciones no hay que menospreciarlas: están dejando más pobres”.

La intención es que la economía mundial registre un salto a partir del segundo trimestre de 2021 y de ahí el interés por que ante los rebrotes no se tome la decisión de volver a cerrar. “La pobreza en el mundo corre el riesgo de duplicarse y todo lo que esto implica, como elevar los niveles de desnutrición infantil y el abandono escolar. Es una catástrofe terrible”, añadieron.

Ya en la etapa final del año la preocupación de cara a 2021 se enfoca en el daño económico que provoca el efecto expansivo de la pandemia y el impacto de los cierres derivados de la primera ola: todos los organismos internacionales llaman a evitar que la segunda ola lleve a otro lockdown como medida.

En el Caso de México y Nuevo León las anteriores recomendaciones de la OMS se validan por completo con el Estudio de Demografía de los Negocios 2020 dado a conocer la Semana Pasada por el INEGI.

El estudio con datos a octubre 2020, estima que de los 4.9 millones de establecimientos reportados a mayo 2019 en el Censo Económico del INEGI, 1 millón 10 mil 857 establecimientos (20.81%) cerraron sus puertas definitivamente, cifra mayor a los creados que se estiman en 619 mil 443 (12.75%).

En cuanto al personal ocupado a nivel nacional se pasó de 14.7 a 11.8 millones de personas, lo que representa una disminución de 2.9 millones con respecto a la población ocupada en mayo de 2019.

En el caso de Nuevo León, el saldo entre las muertes y los nacimientos de establecimientos fue de – 27,064 empresas y una pérdida neta de 459,831 empleos, por lo que la afectación de los cierres por la pandemia es por demás relevante.

Por todo lo anterior y dado que, en el mejor de los escenarios la pandemia durará al menos hasta el otoño de 2021, tenemos que aprender a vivir con el virus y los cierres no ayudan a lograr este objetivo. Debemos seguir aprendiendo a combatir el virus con la economía abierta y los cuidados necesarios.

La información y los comentarios compartidos el día de hoy, no pretende confrontar, sino dar otra perspectiva de la pandemia y como mantener en operación la economía, tratando de evitar además de un grave problema de salud, el quiebre de nuestra economía, la pérdida de empleos y el ingreso de miles de personas y sus familias.

Reiteramos nuestro llamado a dar marcha atrás a los cierres de fines de semana, con el compromiso de colaborar con las autoridades en la promoción de las medidas de prevención en la población y los protocolos en las empresas.

Monterrey, Nuevo León, a 9 de diciembre de 2020

Related Posts

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.