Cuauhtémoc 757 Sur. Col. Centro, Mty. N.L.
(81) 8625 - 9100

El empresario debe involucrarse, participar, exigir y aportar soluciones.- Federico Pozas García

Mensaje del Lic. Federico Pozas García

Presidente de Coparmex Nuevo León

LXXXIX Asamblea General Ordinaria

Hace aproximadamente un año se me otorgó el voto de confianza para presidir la Coparmex Nuevo León, esta “noble organización”.  Recuerdo que durante mi mensaje en la Asamblea en la que tomé protesta de mi cargo, hice referencia a las preguntas propuestas por Fernando Maíz en un video público días antes de su lamentable fallecimiento:

“¿Será el momento en que podamos dedicar un poco de nuestro tiempo por el bien común? o ¿Seguiremos escuchando: ‘A mí no me toca’?”

Esas preguntas – que personalmente me inclinaron a la reflexión – claramente se mantienen vigentes en la actualidad, y quizá con más fuerza.

Cuando fui invitado a presidir este organismo empresarial, no estaba plenamente consciente de la importancia del encargo recibido. La participación en los temas mas relevantes, así como la extraordinaria plataforma de vinculación y cobertura, permiten influir de forma directa en el bien de las empresas a nivel nacional y, por ende, de la sociedad en general.

Nuestros directivos y empresarios de Nuevo León han sido decisivos en su involucramiento en Coparmex. Honor a quien honor merece.

Deseo extender un especial reconocimiento a los 14 Consejeros Nacionales de Coparmex que, por parte de Nuevo León, mes a mes han dedicado su tiempo y esfuerzo para tratar de fortalecer los trabajos nacionales y la coordinación con otros estados para empujar la agenda que México necesita.

De igual forma, celebramos los recientes nombramientos del C.P. David Noel Ramírez Padilla como Presidente de la Comisión Nacional de Educación en Coparmex y del Lic. Carlos Salazar Lomelín, como Presidente del Comité de Propuesta Económica de Coparmex. Estamos convencidos de que su trabajo y participación será de gran utilidad para la consecución de los objetivos de nuestra Confederación.

Aun así, es necesario contar con más liderazgos que nos permitan ayudar a solucionar los graves problemas que vivimos y, sobre todo, prepararnos para un futuro tecnológico y muy competitivo a nivel global.

Sin lugar a dudas, el rol de los jóvenes será esencial y trascendental.  Es necesario prepararlos de la mejor forma posible tanto académicamente como profesionalmente y, especialmente, con principios y valores que permitan crear una cultura que engrandezca a México.

En Nuevo León – históricamente – nuestros liderazgos empresariales han fomentado no solo el empleo y la generación de riqueza, sino que principalmente han promovido la dignidad de la persona y el bien común.

Uno de estos grandes líderes fue Don Andrés Marcelo Sada Zambrano. Un ciudadano comprometido y visionario, que destacó de manera integral en su persona, su familia y su trabajo.  Asismismo, hizo valer el concepto de libre empresa ante las autoridades federales a principios de la década de los setenta, rescatando y fortaleciendo el sector privado. Tuvimos la fortuna también de que nos representara como Presidente de Coparmex Nacional en esos momentos tan críticos para México.

La labor del empresario es una tarea muy noble. Busca satisfacer las necesidades de la sociedad con productos y servicios de calidad, fomentando el empleo y por ende el bienestar del trabajador y de su familia.

Sin embargo, nuestra responsabilidad va más allá de la empresa.

El empresario, que es a la vez ciudadano, debe involucrarse, participar, exigir y aportar soluciones a los problemas que nos aquejan.

Los cambios estructurales en el país, así como los cambios culturales que necesitamos, no se darán solos.

Ese tipo de cambios sólo se consiguen con trabajo arduo, con muchas horas de involucramiento.  Para ello, es fundamental el trabajo con los diversos sectores de la sociedad. Desde luego, con el sector obrero, con el que tenemos una excelente relación y entendimiento, que nos ha permitido empujar la productividad y la competitividad como fortalezas de nuestra economía.

Sin embargo, sigue habiendo obstáculos que le impiden al empresariado realizar plenamente su vocación.  Como nos decía recientemente un líder local, “pareciera ser que a los empresarios les gusta solamente hablar de tres asuntos: la corrupción, la deficiencia de un estado de derecho y la inseguridad.” Siguiendo tal línea, agregaría yo un cuarto: “la contaminación del ambiente”, el cual es un problema grave que aqueja a nuestra ciudad.

Pues bien, como lo recomienda tal líder y en mi opinión, debemos ciertamente resolver todos esos problemas en el corto plazo pero, al mismo tiempo, fomentar un optimismo sano sobre un gran futuro. Así, es importante hablar de lo positivo, que es mucho, en México y en nuestra sociedad. Es necesario dejar atrás los obstáculos y al mismo tiempo ir construyendo un nuevo proyecto de Nación que tanto se requiere.

He presenciado personalmente una apertura y esfuerzo de varios miembros del Gobierno actual de Nuevo León para mejorar nuestro Estado.  En algunos aspectos se ha avanzado, pero debe reconocerse que los neoloneses buscamos tener todavía mejores resultados. Queremos ser el número uno en lo que emprendamos: el estado más honesto, el más legal, y el más seguro, además con el aire más limpio. En este sentido hemos cooperado y seguiremos apoyando a que se den estos cambios.  Todo este trabajo será siempre más efectivo cuando se hace de manera coordinada entre las autoridades y todos los sectores de la sociedad. Debemos procurar tener una misma visión y una misma cultura, así como los procesos adecuados para que nuestro estado pueda alcanzar sus metas más ambiciosas.

Aquí estriba la importancia de Coparmex y de los demás organismos empresariales. Debemos contribuir en lo que nos toca, en la promoción del bien común y la dignidad de cada persona.

Para ello, debemos participar todos los empresarios- ciudadanos en la medida de nuestras posibilidades y capacidades, así como en el uso conveniente de nuestros talentos. Lo que hagamos o dejemos de hacer, provocará un definitivo impacto en el México que tendremos.

Este año 2018 es clave para el desarrollo de México. Habrá eventos que pueden afectar el entorno socio-económico de nuestro país, su crecimiento, la generación de fuentes de empleo y desde luego, el tejido social.

Debemos hacer frente a importantes retos:

  • Consolidar la implementación de la reforma laboral de manera tal, que se asegure para los factores de la producción, una justicia laboral pronta y expedita.
  • Trabajar en promover la educación como el factor determinante del desarrollo de las personas, de la de la familia y del trabajo y,
  • Apoyar a que se de proceso electoral, donde prevalezca, un gran flujo de votantes, con votos de calidad, y manteniendo la civilidad, la ética, y la Paz social.

Como institución, decidimos trabajar en la elaboración de un Plan Estratégico, definiendo nuestras prioridades, iniciativas y acciones, con miras a establecer lineamientos claros que enfocarán nuestras acciones al 2021.

Me gustaría solo añadir a lo presentado en el video, que en la realización del plan, estamos ya alineados con los esfuerzos a nivel local del Consejo Nuevo León para la Planeación Estratégica y a nivel nacional, con nuestra Confederación.

Para hacer frente a los retos de nuestro estado, en Coparmex Nuevo León decidimos incrementar el número de nuestras comisiones, atendiendo la demanda de nuestros afiliados y la sociedad en general en coordinación con otros organismos empresariales.  Dos son las comisiones de enfoque principal: la laboral y la de educación, aunque existen seis más.

El próximo año, la Coparmex cumplirá 90 años de haber sido fundada. Será una excelente oportunidad para renovarnos y servir mejor a los empresarios, los trabajadores, y a la Sociedad.

Muchas gracias.

o León fueron positivos.